Los tratamientos de la fisioterapia pueden ser impredecibles y surgir a cualquier edad, especialmente si ha presentado algún trauma físico como esguinces, fracturas, cirugía invasiva o trastornos musculares.

A continuación se enumeran algunas condiciones físicas que requieren atención inmediata de un fisioterapeuta:

Problemas de postura como:

  • Dolor de espalda baja y alta
  • Rigidez de nuca
  • Opresión en los hombros
  • Tono muscular pobre
  • Falta de equilibrio en los músculos

Dolor en las articulaciones que incluye lo siguiente:

  • Articulaciones mal alineadas
  • Artritis
  • Dolor articular relacionado con la edad
  • Bursitis

Recuperación de la cirugía:

  • Reemplazo de rodilla
  • Cirugía de tendones
  • Reemplazo de ganglios linfáticos
  • Cirugía de lesión de la médula espinal

Moretones o inflamación:

  • Cualquier traumatismo por fuerza contundente causado por una lesión deportiva
  • Contusiones
  • Hinchazón muscular
  • Congestión linfática

Condiciones adicionales que necesitan fisioterapia:

  • Hombro congelado
  • Hernia discal
  • Carrera
  • Dolor relacionado con el embarazo en los músculos y las articulaciones
  • Parálisis cerebral

¿Cuál es el papel clave de un fisioterapeuta?

Pues el fisioterapeuta formula tratamientos y ejercicios que te ayudarán a moverte y rendir al máximo de tu capacidad operativa. Le ayudarán a diagnosticar su condición y la razón principal detrás del dolor; esto conducirá a una serie de tratamientos y planes que trabajarán para eliminar el problema de su sistema para que pueda volver a vivir una vida larga y saludable sin ningún dolor.

Una consulta típica de fisio incluirá:

  • Las áreas problemáticas del cuerpo serán evaluadas y tratadas
  • Estiramiento de los músculos
  • Manipulación de las juntas con la ayuda de equipos o manualmente
  • Una serie de ejercicios físicos que te ayudarán con la circulación y la movilidad

Algunos tipos de tratamientos de fisioterapia:

La fisioterapia consta de varios planes de tratamiento y técnicas que tienen como objetivo mejorar su bienestar, especialmente si sufre un trastorno del movimiento, una enfermedad o una lesión. Después de una evaluación física, el terapeuta elaborará un plan que incluirá una o una combinación de las siguientes terapias:

1.- Manipulación:

Este tratamiento incluye la manipulación manual de los tejidos blandos del cuerpo. Este tratamiento se considera la forma más eficaz de fisioterapia y es adecuado para pacientes de todas las edades. Los beneficios de este tratamiento son los siguientes:

  1. Mejorar la circulación sanguínea en todo el cuerpo
  2. Drenar líquido de varias partes del cuerpo, esto puede ayudar a evitar la hinchazón y una apariencia hinchada
  3. Mejorar el movimiento y la movilidad
  4. Ayuda al cuerpo a relajarse mientras alivia el dolor crónico

Este tratamiento es mejor para los dolores y molestias que involucran los trastornos del cuello, los hombros y la espalda. También curan dolores de cabeza y problemas relacionados con el estrés

2.- Ejercicio y movimiento constante:

Incluir un programa de ejercicios en sus sesiones de terapia es imprescindible para una recuperación completa. Esto es crucial si se está recuperando de una lesión y desea mejorar su equilibrio y velocidad de movimiento. Los ejercicios dependerán de su diagnóstico y, eventualmente, lo ayudarán a recuperarse de manera rápida y segura.

Los ejercicios se centran en fortalecer los músculos y las articulaciones, mejorar el control de las funciones motoras y también prevenir lesiones en el futuro. Por ejemplo, se recomienda una combinación de ejercicios leves como caminar o nadar a alguien que se está recuperando de una lesión que afecta su movilidad general; si alguien ha sufrido una lesión que afecta una parte de su cuerpo, el terapeuta le dará ejercicios que se enfocarán en el área específica.

3.- Tratamientos de fisioterapia: Terapia energética

Esto también se llama electroterapia y utiliza varias energías, como corrientes y pulsos, que ayudan a estimular los nervios. Los impulsos que se transmiten a través de los músculos los tensan y también alivian el dolor y el estrés; esto ayuda con la recuperación y la curación completa. Al contrario de lo que la gente piensa, la electroterapia es indolora y es posible que solo sienta una ligera sensación de hormigueo durante el proceso. Los diversos tipos de terapia energética incluyen:

4.- Terapia con láser:

Esta terapia tiene como objetivo reducir el dolor y los espasmos musculares, y trata eficazmente cualquier condición relacionada con los tendones. Diatermia de onda corta: este tratamiento genera un campo electromagnético que produce calor en los tejidos del cuerpo; esto ayudará a reducir la hinchazón y el dolor.

5.- Tratamientos de fisioterapia: Ultrasonido

Las ondas sonoras de alta frecuencia se emplean para tratar cualquier problema de tejido profundo. Esto se hace estimulando la circulación sanguínea y mejorando la actividad celular. Este tratamiento acelera los procesos de curación y también reduce los espasmos musculares.

6.- Hidroterapia:

Esta forma de tratamiento se realiza en agua, y la temperatura es entre cálida y caliente porque permite que los músculos se relajen y también alivia el dolor. El baño de hidroterapia empuja contra tu cuerpo (mientras estás flotando) y comienza la circulación sanguínea adecuada en las partes afectadas del cuerpo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
× ¿Cómo puedo ayudarte?