El sobre entrenamiento en el deporte.

Si hacemos deporte diario y competimos, debemos tener cuidado con las lesiones por sobre entrenamiento, Hacer deporte es una manera excelente para estar en buena forma física, aprender sobre el trabajo en equipo y la disciplina. Además, puedes divertirte mucho mientras haces deporte.

Sin embargo, el deporte tiene riesgos, ya que puede provocar lesiones. Entre las lesiones más obvias tenemos la fractura de huesos y, entre las menos obvias, la tendinitis. Estas últimas se deben a menudo al exceso de entrenamiento.

¿Qué es una lesión por sobre entrenamiento?

Las lesiones pueden clasificarse en dos grupos: agudas y sobre entrenamiento. Las lesiones agudas ocurren de manera repentina provocadas por un traumatismo, como puede ser una caída o un golpe en la pierna o brazo.

Algunas de las lesiones agudas más comunes son las fracturas de muñeca o tobillo, esguinces y luxación de hombro. Las lesiones por sobre entrenamiento son más difíciles de diagnosticar y tratar que las agudas, ya que son más delicadas y, por lo general, surgen con el tiempo.

Cuando un traumatismo afecta repetidamente a los tendones, huesos, músculos y articulaciones, se desarrolla una lesión por sobre entrenamiento. Los ejemplos más comunes de lesiones son los siguientes: codo de tenista (o epicondilitis), hombro de nadador (tendinitis de bíceps, bursitis subacromial…), traumatismo en el tendón de Aquiles y calambres en la pierna.

¿Por qué nos lesionamos?

Las razones que causan una lesión son diversas. Nos lesionamos debido a entrenamientos o técnicas inadecuados, a errores anatómicos o del equipamiento o a cuestiones biomecánicas del deportista.

¿Cómo puedo saber si estoy haciendo demasiado deporte?

En general, sabrás que estás haciendo demasiado deporte porque te dolerá la zona lesionada.

Sin embargo, existen otros signos que te indicarán que te estás sobrecargando. A continuación te mostramos una lista de los diferentes signos y, si alguna vez te identificas con alguno de ellos, deberás hablar de inmediato con entrenador/a, médico/a, padre o madre.

  • No poder poner peso en una parte del cuerpo determinada, como el tobillo o la muñeca.
  • Favorecer un lado del cuerpo sobre el otro; por ejemplo, empezar a cojear
  • Dolor cuando usas una parte del cuerpo
  • No poder dormir
  • Tener dificultad o problema para respirar durante la actividad física.
  • Dolor de cabeza durante o después de la actividad física.
  • Contractura muscular o articular grave.
  • Sentirse mareado o aturdido.
  • No poder sentarme o subir escaleras.
  • No sentir los dedos de las manos o de los pies.
  • Sentir cansancio, debilidad y agotamiento inusual.
  • Tener la piel irritada o ampollas.Si comienzas a sentir un dolor asociado al deporte, informa a tu entrenador/a, padre, madre o preparador/a físico/a. No deben animarte a seguir jugando si sientes dolor.

lesiones por sobre entrenamiento

¿Qué debo hacer si tengo una lesión?

Si sientes que te has lesionado, no sigas haciendo deporte.

Si el dolor es agudo y punzante, no debes continuar haciendo deporte, ya que corres el riesgo de empeorar la lesión y, probablemente, verás truncada tu temporada.

Si sangras, tus articulaciones se inflaman, no puedes apoyar la extremidad afectada, te sientes mareado/a o físicamente enfermo/a, busca atención médica de inmediato. No tengas miedo de avisar a alguien.

Si sientes dolor u otros síntomas que podrían indicar una lesión, es necesario que informes inmediatamente a tu entrenador/a, padre, madre, niñero/a o médico/a. Cuanto antes se diagnostica una lesión, se tratará con más eficacia y antes podrás volver a hacer deporte.

¿Cómo se pueden prevenir las lesiones por sobre entrenamiento?

  • Obtener una evaluación de salud y bienestar antes de la temporada para identificar posibles problemas de salud que puedan conducir a lesiones por sobreuso.
  • Realizar una rutina adecuada de calentamiento previo a la actividad física.
  • Realizar ejercicios de enfriamiento después de la actividad ayuda al cuerpo a recuperarse de la actividad.
  • Incorporar entrenamiento de fuerza y estiramiento en el programa de entrenamiento.
  • Hidratarse adecuadamente para tener una buena salud y disminuir los calambres.
  • Usar un equipamiento de protección adecuado, tales como cascos, sujeciones deportivas (muñequeras, rodilleras, coderas…), calzado correcto y protectores bucales.
  • Echarse protector solar para proteger la piel de la constante exposición al sol durante los entrenamientos y partidos.
  • No practicar deporte todo el año. Es importante tomarse una temporada de descanso cada año, ya que ayuda a los músculos a recuperarse y prevenir lesiones por sobre entrenamiento.
  • Practicar diferentes deportes y posiciones durante el año para evitar las lesiones por sobre exceso. No es buena idea seguir jugando si te has lesionado. No ayudarás ni a tu equipo ni a ti mismo. Lo mejor es descansar y realizar un proceso de recuperación.

Recuerda además que en función de tu práctica deportiva debes hacer ejercicios de enfriamiento y una sesión de fisioterapia que te sirva para relajar y descargar los músculos es de obligada necesidad para evitar lesiones y conseguir mejoras deportivas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This