Avda. de las Américas, s/n - Rotonda de Cdad. Expo - Circuito 1 - Pta 1ª - Módulo 27 - 41927 (Mairena del Aljarafe) 677 54 54 00 javier@javierdelanuez.com

      La tendinitis o tendinopatía

      Es una lesión que se presenta con mucha regularidad en los deportistas y que, en la mayoría de las ocasiones, no sabemos qué termino emplear para nombrar la afectación que presentamos en alguno de nuestros tendones.

      Por ello, a continuación, aclararé el significado de cada una de ellas para que quede más claro qué denominación debemos emplear. Además, también expondré el origen y los síntomas para que seas capaz de detectar si tienes o no una tendinitis o una tendinopatía.

      ¿Qué es una tendinitis?

      La tendinitis es la inflamación del tendón por las diversas causas que pudiesen ocasionar tal lesión, y la cual produce dolor e incapacidad funcional en la zona.

      La tendinitis se produce cuando un tendón, es decir, un tejido grueso que conecta los huesos con los músculos, se irrita o se inflama. Esto ocurre normalmente cuando la carga que lleva el tendón es mayor que la que puede soportar.

      Aunque todo el mundo puede tener tendinitis, es más común que ocurra en adultos. Sobre todo aquellos con más de 40 años, cuyos tendones han perdido elasticidad o entre adultos que sean muy activos y que se esfuerzan más de lo que pueden de vez en cuando.

      Sin embargo, son muchos los estudios que han demostrado que rara vez existe una inflamación real del tendón como tal, sino que más bien existe una inflamación o afectación de las estructuras aledañas al tendón, por lo que se considera que en consecuencia, el término estaría mal empleado.

      TENDINITIS O TENDINOPATIA

      Las actividades y condiciones que pueden provocar el comienzo de tendinitis incluyen:

      1. Maneras y hábitos muy malos de andar.
      2. Deportes que envuelven repeticiones como son el tenis, el golf, el esquí o deportes de lanzamiento.
      3. Esfuerzos en las cuerdas fibrosas tales como diferencias en la longitud de la pierna o deformaciones en las articulaciones.
      4. Algunos tipos de artritis o enfermedades relacionadas como la gota.
      5. Diabetes u otro tipo de enfermedades metabólicas.
      6. Aunque pueda parecer raro, los medicamentos con efectos secundarios también te pueden causar tendinitis.

      Por desgracia, la tendinitis puede ser muy dolorosa y, en algunos casos, te puede debilitar. Se estima que alrededor de 70.000 personas pierden su trabajo a causa de la tendinitis. Un estudio publicado en la revista Clinical Orthopedic Surgery descubrió que entre las personas que tenían tendinitis a causa del trabajo, destacaban los empleos más comunes, como son la construcción y la industria de la extracción (44.2%), cocineros y camareros (14.4%) y trabajos que incluyen el transporte de materiales (12.5%).

      Las áreas del cuerpo más comunes afectadas por la tendinitis son:

      1. Articulaciones del pulgar
      2. Hombros
      3. Codos
      4. Cadera
      5. Tendón de Aquiles
      6. Rodillas

      TENDINITIS O TENDINOPATIA

      Síntomas de la tendinitis

      Los síntomas más comunes de la tendinitis son la inflamación, sensibilidad y dolor en las áreas alrededor de las articulaciones, en las que encontramos los tendones, los ligamentos y los músculos. Otro síntoma de la tendinitis es la hinchazón en el área afectada, enrojecimiento y, en algunos casos, puede salir un bulto alrededor del tendón.

      Ciertos tipos de tendinitis ocurren de repente, están durante unos días y se va pasando con reposo.

      Tratamiento de la tendinitis

      En principio, los especialistas sugieren que la tendinitis puede ser tratada con el método »RICE», por sus siglas en inglés. Estas siglas significan:

      1. Reposar es el método más efectivo para que se pase la inflamación del área afectada. Vendas, férulas, rodilleras y codilleras te podrán ser muy útiles para restringir el movimiento de la zona afectada.
      2. Aquí es importante decir que el hielo no se debe aplicar directamente a la piel, sino que se debe envolver en un paño o en una toalla y luego aplicarlo.
      3. Compresión. Comprimir el tendón te ayudará a mantener movilidad en las articulaciones.
      4. Elevación. Levantar el área afectada a un nivel por encima del pecho puede aliviar la inflamación y mantener el movimiento. Esto es muy bueno especialmente cuando la tendinitis es en la rodilla.

      Los pacientes también se pueden plantear la posibilidad de tomar medicamentos antiinflamatorios que venden sin receta médica. Medicamentos como el ibuprofeno te ayudarán a bajar el dolor y la inflamación.

      Si ninguno de estos métodos es efectivo, los pacientes deberían visitar a un fisioterapeuta, que puede hacer una consulta más personalizada para el tratamiento de la tendinitis y puede dar consejos para prevenirla. Si la tendinitis persiste, quizás habría que llamar a algún cirujano como última posibilidad para aliviar el dolor, pero esto ya serían casos extremos.

      ¿Qué papel juega la fisioterapia en la recuperación de la tendinitis?

      El grado de la lesión te indica si la tendinitis se puede convertir en crónica. Esto no afecta solo a hacer deporte o ejercicios, sino también a tu movilidad diaria. Estudios han mostrado que la fisioterapia puede ayudar a reducir el dolor de la tendinitis en todas sus formas y fortalece los músculos que rodean el tendón afectado. Esto ayudará a evitar lesiones similares en un futuro.

      Los fisioterapeutas pueden usar muchos tipos de tratamientos para aliviar el dolor de los pacientes que tienen tendinitis. Estos tratamientos son:

      1. Alternar frío y calor.
      2. Terapia con ultrasonido.
      3. Tratamiento con láser.
      4. Mover los tejidos suaves o las articulaciones.
      5. Uso de aparatos de ortopedia para aliviar la presión.
      6. Programas de ejercicio personalizados.
      7. Información sobre actividades apropiadas.

      Más allá del alivio del olor, las técnicas de terapia manual para la tendinitis que hacen los fisioterapeutas pueden producir resultados prometedores. Estos son:

      1. Actividad mejorada.
      2. Moverse con más facilidad.
      3. Inducción a la relajación.
      4. Incremento de la flexibilidad y movilidad.
      5. Reparo/extensión/estabilidad del tejido.

      ¿Qué es la tendinopatía

      Por otro lado, la tendinopatía hace referencia a una denominación global o general de las distintas afectaciones que puede presentar un tendón, es decir, que por consiguiente también incluye a la tendinosis, que es la degeneración de las fibras que componen al tendón. Es importante resaltar que la tendinosis no siempre se presenta como una consecuencia normal del paso del tiempo o de forma patológica debido a movimientos repetitivos, sobre uso, etc.

      Por lo tanto, si no se tienen verdaderos indicios de que se trate de una inflamación o degeneración del tendón, debemos utilizar el término tendinopatía para hacer referencia a lo que nos ocurre.

      Una vez aclarado esto, voy a exponeros cuál es el origen y cuáles son los síntomas de la tendinopatía.

      Origen de la tendinopatía

      Las tendinopatías pueden presentarse como consecuencia de diversos factores, tales como:

      • Sobre uso del tendón.
      • Micro-traumatismos repetitivos.
      • Sobre-entrenamiento.
      • La vascularización de los tendones es sumamente escasa, por lo que si a esto le añadimos distintos factores lesivos pueden ocasionar una tendinopatía.
      • Degeneración del tendón patológica.
      • Desequilibrios biomecánicos.

      Síntomas de la tendinopatía

      El síntoma por excelencia de la tendinopatía suele ser el dolor intenso al realizar algún movimiento en donde se vea involucrado el tendón y por ende la incapacidad funcional de la zona.

      Sin embargo, como ya he mencionado anteriormente, también cabe la posibilidad de que existe inflamación, no del tendón, sino de algunas de las estructuras adyacentes

      Espero que este artículo os haya servido de ayuda para detectar si tenéis o no una tendinopatía. En el siguiente artículo os explicaré qué hacer en caso de presentar una tendinopatía y, lo más importante, cómo prevenirlas.

      Conclusión

      Con la ayuda de la fisioterapia los pacientes esperan una recuperación que puede llevar de semanas a meses, dependiendo de la gravedad del caso. La EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular) pueden ser de gran ayuda para una recuperación. Consultanos

      Ahora sabes qué esta lesión tan dolorosa. Cuídate y evita este tipo de lesiones para no tener que lidiar y tratar con la tendinitis.

      Uso de cookies

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Share This